Pocos platos más sencillos, nutritivos y ricos que el atún con tomate. Sinónimo de verano, de días de luz, de fruta madura y pescado fresco. El atún con tomate es una receta perfecta para resolver una comida numerosa, un aperitivo o una cena ligera.

El atún es uno de los pescados más impresionantes de cuantos llegan a nuestros puertos. Sea el exclusivo atún rojo de almadraba, el más abundante atún amarillo o ‘yellowfin’, o el pequeño, pero exquisito, atún blanco, el bonito del norte, todos ellos resultan deliciosos en cualquier preparación.

Para hacer el atún con tomate, debes contar con buenas piezas de atún, en cualquier variante, si bien el blanco se presta un poco mejor a esta preparación. También necesitas buenos tomates: sin ellos, este plato se queda a medias. Como el atún y el bonito, el tomate brilla en verano: es cuando está más dulce y tiene mejor sabor, además de mejores precios.

Cómo se hace el atún con tomate

Vamos a explicar una receta para cuatro personas. Para esta elaboración necesitarás:

¼ de kilo de atún (blanco, rojo o amarillo). Se le puede pedir al pescadero que lo prepare en tacos. Lo importante es que esté muy fresco.

1 kilo de tomates. Es necesario elegir los más perfumados y maduros.

1 dl de aceite de oliva virgen extra.

4 dientes de ajo.

1 cebolla de buen tamaño.

1 pimiento verde.

Sal, pimienta y azúcar.

Modo de preparación

Lo primero es preparar el atún lavándolo con agua fresca hasta eliminar los restos de sangre. Debe secarse bien con un paño o un papel de cocina y, cuando esté seco, se sala y se le añade un poco de pimienta. Se deja reservado.

En una cazuela –mejor si es de barro- se calienta el aceite de oliva y se dora brevemente el atún. Así, se sella y conserva el jugo y, de paso, deja sabor en el aceite.

Se escalda el tomate y se pela. Después, se pica en cuadrados pequeños y se reserva.

Se pican finos los ajos, las cebollas  y el pimiento. En la misma cazuela, se sofríen hasta que queden pochados. Si es preciso, se añadirá más aceite. Una vez que están fritos, se añade el tomate. Se trata, finalmente, de hacer una salsa de tomate.

La fritada se hará a fuego lento, controlando su sabor y corrigiendo con sal  y azúcar para encontrar el punto justo. Cuando el tomate está frito, si se prefiere que la salsa sea más fina, se puede optar por hacerla puré utilizando, por ejemplo, con una de las batidoras de vaso de Kenwood.

Listo el tomate, solo queda añadir el atún y dejar a fuego lento para que termine de cocinarse en el tomate caliente. Con un par de minutos es suficiente y el atún con tomate estará listo para servirse.

Pin It on Pinterest