Una dieta variada y equilibrada es la clave para mantenernos sanos. Por eso, es necesario enseñar a los más pequeños a comer alimentos saludables y ricos en nutrientes. Una correcta alimentación es fundamental para su desarrollo. Aún así, el ritmo frenético de muchas familias puede jugar en contra, favoreciendo las comidas rápidas y faltas de nutrientes.

Para aprovechar la situación actual, en la que muchas familias se encuentran en casa con sus hijos, es un gran momento para enseñarles a cocinar y a cuidar su alimentación. La cocina es una gran manera de pasar un tiempo juntos en familia, mientras los niños se divierten y aprenden.

A continuación, os dejamos unas recetas para realizar en familia. Son sencillas, deliciosas e ideales para que los niños aprendan a cocinar.

El desayuno, la comida más importante del día

El desayuno es esencial para empezar el día con energía, aunque muchas veces se pasa por alto. Una buena manera para que los pequeños de la casa desayunen, es con pan de leche, junto con un poco de fruta.

El pan de leche destaca por el calcio que contiene, ya que este favorece el desarrollo de los huesos. Aquí podéis encontrar la receta.

Cocina en familia

Las verduras, las grandes olvidadas

Las verduras son esenciales en una correcta alimentación, ya que nos aportan muchas vitaminas, minerales y nutrientes. Aún así, los niños las rechazan recurrentemente. Una buena manera para hacer que coman verduras, es haciendo sopas o cremas.

Aquí podéis encontrar una receta para preparar una sopa de calabaza y jengibre. Es muy rápida de preparar. Los pequeños chefs de la casa pueden ayudar, así al preparar ellos una comida – aunque lleve verduras – ¡quizás estarán más dispuestos a probarla!

Los postres, el pequeño capricho

Una dieta variada y equilibrada también deja lugar para un pequeño postre, en moderación. Si bien es preferible optar por frutas y lácteos al final de nuestras comidas, de vez en cuanto podemos darnos un pequeño capricho. Sobretodo, ¡después de una gran comida preparada por vuestros hijos!

Existen muchas recetas para preparar postres caseros, aunque muchas veces son complicadas y largas. Aún así, se puede optar por preparar postres en el microondas como una solución sencilla, rápida y más saludable que los postres prefabricados.

Para terminar

Estos días en los que debemos quedarnos en casa, podemos aprovechar para enseñar a los más pequeños cómo mantener una dieta equilibrada, y crear hábitos saludables.

¡Puedes descubrir más recetas aquí!

¡Ánimo, entre todos saldremos adelante! #YoMeQuedoEnCasa

 


Imagen 1 de severyanka

Pin It on Pinterest