Uno de los platos más conocidos de la cocina francesa, aunque algunos creen que en realidad proviene de un plato vasco con puerros, es la vichyssoise. Consiste en una crema muy suave y que se elabora de una forma muy sencilla. Se toma fría y es perfecta para el verano, pero también se puede servir caliente en otoño o invierno. En la receta que hoy te mostramos incluimos el caldo que la acompaña, ya que hacerlo te llevará poco tiempo, pero puedes utilizar uno ya preparado.

Los ingredientes de la vichyssoise

Para hacer una crema para cuatro personas, calcula más o menos estas medidas: cinco puerros, una cebolleta, dos patatas, aceite de oliva, una nuez de mantequilla, unos ciento cincuenta gramos de nata líquida y sal. Para darle el toque final, sazona con perejil o perifollo o cebollino e incluso una mezcla de ellos al gusto. Por otro lado, para el caldo necesitarás un muslo y una carcasa de pollo, una zanahoria, la parte verde de los puerros, agua, sal y algunas ramas de perejil.

Y dicen que en la cocina ahorrar tiempo es esencial, por tanto, prepara todos los utensilios a utilizar, muchos de los cuales los encontrarás en Kenwood, si no los tienes ya. Necesitarás un bol, una sartén honda, una olla para el caldo y una de esas batidoras de vaso tan prácticas. Empieza introduciendo todos los ingredientes del caldo en su recipiente (recordemos la sal) y lo tendremos unos veinte o veinticinco minutos.

Mientras, en la sartén pocha el puerro con la cebolleta y para hacerlo utiliza la nuez de mantequilla y un poco de aceite de oliva. Cuando lleve tres o cuatro minutos haciéndose añades las patatas cascadas, que no cortadas. Esto se hace para que suelten mejor el almidón y le den consistencia a nuestra crema de puerros. Vierte el  estupendo caldo casero y cocina todo junto unos doce o quince minutos. Una vez has preparado el guiso, toca batir todo bien y después colar la mezcla para que quede una crema suave. Es importante que vayas añadiendo la nata en este proceso, para dar ese toque cremoso tan apetecible.

Y vamos acabando: coge unos cuencos individuales, viertes la vichyssoise en ellos. Después, pica perejil, cebollino o perifollo al gusto y espolvoréalo por encima de esta excelente crema. Como habíamos dicho antes, debes servirla fría, como un gazpacho, aunque también podría tomarse caliente. La mejor cocina, francesa o vasca, para saborear con amigos o familiares.

Como colofón te proponemos que tuestes algo de pan en una buena tostadora y lo untes con un preparado de aceite, ajo y perejil, que puedes batir previamente. Por supuesto, un vino blanco es el maridaje ideal para que todos quieran pedirte que cocines de nuevo.