Templar el chocolate es una técnica usada en pastelería para conseguir una cobertura de chocolate con un acabado brillante y crujiente. Esto se consigue recristalizando la manteca de cacao presente en el chocolate. En este post te contamos cómo realizar esta técnica de cocina para preparar tus postres caseros como un repostero profesional.

La temperatura, un punto muy importante

La clave para templar el chocolate está en la temperatura de trabajo del chocolate. Cada tipo de chocolate requiere de una temperatura de trabajo diferente, dado que su composición es diferente.

Chocolate negro:

  • Temperatura de fundido: 50ºC
  • Temperatura de uso: 32ºC
  • Temperatura de enfriado: 29ºC

Chocolate con leche:

  • Temperatura de fundido: 45ºC
  • Temperatura de uso: 31ºC
  • Temperatura de enfriado: 27ºC

Chocolate blanco:

  • Temperatura de fundido: 40ºC
  • Temperatura de uso: 30ºC
  • Temperatura de enfriado: 26ºC

chocolate

Cómo templar el chocolate

Una vez tenemos claras las temperaturas, ¡es momento de empezar a trabajar! La manera más fácil para hacerlo es ayudarte de un robot de cocina, como la Cooking Chef, o con una kCook Multi. De este modo, conseguiremos resultados profesionales sin esfuerzo.

Cooking Chef

El primer paso de todos es fundir el chocolate. Para conseguir un mejor fundido, es mejor rallar el chocolate con un disco número 2 o 3.

Una vez hemos rallado el chocolate, lo vertemos en el bol de nuestro robot. A continuación, debemos buscar el programa ‘Templado de chocolate’. Una vez has elegido el programa, debes seleccionar el tipo de chocolate que quieres templar: blanco, negro o con leche.

Tu robot de cocina se encargará de realizar todo el proceso de templado, por lo que puedes ahorrar tiempo y esfuerzo.

También se puede templar de manera manual con la Cooking Chef. Para hacerlo, esta vez solo fundiremos 2/3 del chocolate rallado. Una vez nuestro chocolate esté fundido, debemos añadir la tercera parte restante sin temperatura. Removemos con el accesorio hasta alcanzar la temperatura deseada. Nos podemos ayudar del termómetro interno presionando el botón rojo con el termómetro.

Una vez terminado, tu chocolate estará listo para usar en tus postres favoritos. ¡Más fácil imposible!

kCook Multi

También podemos templar el chocolate con nuestra kCook Multi. Debes tener en cuenta que este procesador de alimentos no dispone de un termómetro integrado, por lo que, para conseguir resultados óptimos, vas a necesitar un termómetro de cocina.

Primero debemos rallar el chocolate. Puedes usar un disco número 2 o 3. Vertemos 2/3 del chocolate rallado y seleccionamos la temperatura a la que queremos fundir.

Una vez el chocolate esté listo, bajamos la temperatura hasta la opción OFF y añadimos el 1/3 de chocolate rallado que habíamos reservado.

Con un accesorio vamos removiendo y trabajando el chocolate en el mismo bol, hasta que la temperatura haya bajado hasta su estado óptimo.

Si no dispones de termómetro, mete la punta de un cuchillo en el chocolate. Si está templado correctamente, el chocolate se endurecerá uniformemente en unos 3 minutos.

Recuerda que la clave está en la temperatura, la práctica y la paciencia.

Ahora, ¡a preparar tus postres favoritos!

Ahora que tu chocolate está templado, ya puedes usarlo en tus postres favoritos. ¿Te apetece preparar unos bombones o prefirieres crear decoraciones originales para tus postres? ¡Deja volar tu imaginación!

 

¿Qué postre has preparado? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Descubre más sobre otras técnicas de cocina.

¡Ánimo, entre todos saldremos adelante! #YoMeQuedoEnCasa


Imagen 1 de congerdesign

Pin It on Pinterest