Lograr que una receta de repostería quede perfecta no es tarea fácil, hay muchos factores que pueden influir en el resultado final, tanto la calidad y manipulación de los ingredientes, como las mezclas de éstos y por supuesto, la forma en que los horneamos.

Para que este último punto se haga de la mejor forma, te damos unos consejos para que puedas hornear correctamente.

 

Consejos para utilizar el horno correctamente en repostería

  • Coloca siempre la rejilla del horno en la mitad inferior para evitar que la parte superior de tu postre se cueza demasiado.
  • El horno siempre deberá tener calor arriba y abajo para que se haga de forma uniforme, pero no uses el ventilador, si no puedes elegir la opción sin ventilador, bájalo 20ºC.
  • Calienta el horno en la temperatura exacta que pone en la receta que estés usando.
  • Es importante que los moldes que utilices tengan la medida correcta para que quede bien y sea cómodo a la hora de desmoldar. También recuerda que tienen que estar engrasados con aceite, mantequilla, espray o papel para horno (seco o mojado en función del tipo de receta) para que puedas desmoldar tus bizcochos o pasteles sin problemas.
  • No abras la puerta del horno para ver cómo está, ya que el contraste de temperatura puede afectar al resultado. Y si no puedes dejar de hacerlo por las ganas de probar tu receta, hazlo cuando solo quede una cuarta parte del tiempo de horneado.
  • Para saber si tu postre está listo, pínchalo en el centro con un palillo, si sale limpio es que está perfecto y ya puedes disfrutarlo.
  • Una vez lo retires del horno, déjalo reposar y enfriar unos 15 minutos antes de desmoldarlo.

 

Para terminar, un consejo que además te ayudará a ahorrar energía. Tu eres quién más conoce la rapidez de tu horno para precalentarse, así que hazlo el tiempo justo antes de introducir el postre dentro.

 

—-

Descubre más consejos de repostería.

 

 

Pin It on Pinterest