Dentro de las técnicas de cocción existen algunas diferencias que hacen que los alimentos se cocinen de una forma u otra y que nos servirán para crear un tipo de plato u otro.

Te contamos las diferencias entre lo que significa guisar, rehogar y sofreír.

Sofreír

Sofreír significa “poco frito” por tanto, esta técnica se hace a fuego lento en una sartén con aceite para lubricar los alimentos. La idea es que se hagan poco a poco para que suelten sus jugos hasta que estén dorados.

Se suele usar con verduras cortadas en pequeños trozos, para cocinarlos más tarde junto con otros alimentos, como carne, pescado o legumbres si vamos a preparar un estofado.

 

Rehogar

Para rehogar los alimentos usaremos una sartén o una cazuela que hayamos calentado previamente con aceite y una vez los introduzcamos los cocinaremos a alta temperatura -sin pasarnos de 100ºC- y los removeremos de forma constante para que el calor sea uniforme y todos los ingredientes se hagan por igual.

Normalmente, rehogamos alimentos que vamos a usar más tarde en un guiso o estofado o incluso una salsa, como en el caso del sofrito. Se suelen rehogar sobretodo verduras como: cebolla, pimiento, ajo, zanahoria, calabacín, etcétera.

Rehogar verduras, pimiento y cebolla Imagen de Luis Wilker

 

Guisar

Guisar es el último paso para cocinar un plato, consiste en cocer los alimentos en una olla con una salsa o caldo, durante un tiempo largo. La mayoría de las veces la base del guiso son las verduras e ingredientes que hemos sofrito o rehogado previamente.

En el momento en que guisamos es cuando se añaden los ingredientes principales del plato, como pueden ser las lentejas, garbanzos, la carne o el pescado.

 

Otras técnicas similares: pochar y saltear

También existen otro tipo de técnicas que son similares a las mencionadas, pero que tienen pequeñas diferencias.

Cuando pochamos un alimento, mayoritariamente lo hacemos con la cebolla y el ajo, lo cocemos de forma muy suave y con poco aceite. Lo que se busca al pochar es que la cebolla se reblandezca sin llegar a dorarse.

Saltear, sin embargo, es una técnica de cocción que suele ser la única de ese plato. Se hace a alta temperatura, con poco aceite, durante poco tiempo y removiendo constantemente. Como el tiempo de duración es corto se mantienen los nutrientes de los alimentos, por tanto, nutricionalmente es muy recomendable.

Las recetas más típicas de salteado son verduras, ternera y algunos pescados como la sepia, por ejemplo.

 

 

¿Conoces alguna otra técnica de cocina parecida? Cuéntanos como preparas tus recetas.

 

——

Descubre más técnicas de cocina

 

 

Pin It on Pinterest