Las fiestas de Navidad son el momento del año en el que más nos reunimos con la familia y compartimos las mejores recetas, exquisiteces, tertulias y villancicos alrededor de la mesa. Por eso, nos gusta que nuestra mesa luzca bonita y navideña. Si quieres ideas para emplatar y decorar tu mesa, aquí van unos consejos.

Cómo decorar la mesa de Navidad

Decorar la mesa en las cenas y comidas de Nochebuena, Navidad y Nochevieja puede ser todo un reto pero, no te preocupes, te daremos algunas claves para que quede perfecta. Es importante que la decoración vaya acorde a tu estilo, tu casa y al tipo de adornos que hayas utilizado para las distintas estancias.

Si te gusta el estilo más clásico y navideño… Te recomendamos usar colores cómo el rojo, el plateado e incluso el verde. Y motivos navideños.

Si prefieres un estilo más moderno… Busca una decoración más minimalista, con pocos elementos y utiliza colores claros con algún pequeño toque dorado o plateado.

Los elementos más importantes para una bonita mesa de Navidad son:

  • Manteles y servilletas
  • Cubertería / Vasos y Copas
  • Vajilla
  • Centro de mesa
  • Otros objetos decorativos, como velas o caminos de mesa

La elección de la mantelería dependerá, como ya hemos dicho, de tus preferencias de estilo. Si te gusta lo clásico puedes usar un mantel con motivos navideños, pero recuerda: a veces menos, es más. Si por el contrario buscas decorar la mesa con un estilo más sobrio y elegante, acertarás con tonos pastel.

Si has escogido un mantel colorido es recomendable utilizar una vajilla con un estilo más sencillo, preferiblemente de tonos blancos y, si has elegido un mantel nude, por ejemplo, será más fácil combinarlo con platos más coloridos o con algún tipo de decoración. Es cuestión de equilibrio.

Para darle un toque de distinción, puedes anudar las servilletas con lazos de rafia o cuerdas para dar un aire más orgánico a la mesa. También puedes sorprender a tus invitados utilizando adornos personalizados.

La cubertería y los vasos y copas tendrán que seguir el estilo que hayas escogido, o más clásico o bien un diseño sencillo que encaje con el minimalismo. Es muy importante que sepas cuál será el menú para que no falte ningún cubierto cuando todos los invitados estén sentados en la mesa.

Para escoger la vajilla, hay que tener en cuenta el tipo de menú y el emplatado que quieras hacer, te contamos más adelante los tipos de emplatado.

El centro de mesa es uno de los componentes con más importancia. Puedes comprar uno ya preparado en cualquier tienda de decoración que te guste, o bien puedes crear uno propio, que será único y más original. Si quieres crear un entorno natural y diferente, utiliza piñas, flores secas y ramitas de acebo para decorar la mesa.

Además del centro, puedes vestir la mesa con otros objetos como velas o estrellas, aunque no es recomendable abusar de los adornos, ya que puede resultar incómodo para los comensales.

El último truco para tener una mesa perfecta y sorprender a tus comensales es personalizar cada plato, poniendo un mensaje de “Bienvenida” como si fuera una minuta. Puedes escribir el nombre de cada persona y una frase personalizada.

El arte de emplatar

emplatar pescado navidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para definir el emplatado primero tenemos que tener claro el menú. Eso nos definirá el tipo de platos que necesitaremos: hondos, grandes, pequeños…

En cuánto al tipo de plato, lo mejor es que usemos uno neutro, a poder ser blanco y si la decoración de nuestra mesa es más bien minimalista, que tenga líneas rectas y sencillas. Sin embargo, si nos hemos decantado por una decoración más clásica, podemos usar platos un poco más recargados, con alguna cenefa o motivo decorativo.

Está claro que un plato triunfará sobre todo por su sabor, pero si hacemos que también entre por la vista ya tendremos gran parte ganada.

Tipos de emplatado

  • Simétrico: consta de dos elementos, se basa en el equilibrio entre la comida y el plato. Aporta una sensación de orden y armonía.
  • Asimétrico: Al contrario que la anterior, los elementos no tienen el mismo peso, uno es más grande que el otro.
  • Rítmico: Los alimentos principales (carne o pescado) se repiten y combinan con otros menos importantes (verduras y/o salsas).
  • Composición en escala: Los elementos se repiten en diferentes tamaños, pero proporcionalmente.

Para darle color y aportar forma al plato, decora los bordes con verduras, salsas, balsámicos, especias o hierbas aromáticas, como ramitas de romero, hojas de albahaca o perejil.

emplatar sopa de marisco mejillones

 

Pin It on Pinterest