¿Te gusta el pan? ¿Disfrutas descubriendo nuevas recetas, llenas de sabor? La focaccia de tomates cherry se convertirá en tu mayor tentación. Lo mejor de todo es que, con los ingredientes y utensilios de cocina necesarios, preparar esta receta tradicional italiana en casa te resultará mucho más fácil de lo que crees.

La focaccia Barese

La focaccia es una de las recetas más tradicionales de Italia. Se  prepara en numerosas versiones, aunque una de las más tradicionales es la Barese con tomates cherry. Se trata de una comida perfecta para aperitivos y salidas al campo o a la playa.

Además, admite muchas variaciones tanto en el tipo de tomates elegidos como añadiendo cebolla en rodajas muy finas.

¿Cómo se hace?

Se trata de una masa parecida a la pizza, pero más blanda. Los expertos recomiendan prepararla el día anterior para que sea más digerible y suave. Además, para un buen resultado, es muy importante que se respeten las fases de levitación.

Para hacer esta focaccia, necesitamos contar con 300 gramos de harina, 210 de agua, aceite de oliva, sal, orégano, levadura de panadería y una cucharadita de azúcar.

Para empezar, mezclamos el agua, la levadura y el azúcar. Cuando esté disuelto todo, ponemos la harina en forma de volcán y añadimos la sal. A partir de aquí, vamos añadiendo el agua y amasando hasta que se acabe.

Colocamos la masa encima de una superficie plana y amasamos mientras añadimos el aceite y conseguimos que quede todo homogéneo. Ponemos la masa en un bol y dejamos que repose.

Aprovechamos el tiempo preparando los tomates con sal, aceite y orégano.

Pasado el rato de reposo, untamos una bandeja de horno con aceite, extendemos la masa y procuramos que quede uniforme. A continuación, extendemos los tomates y el líquido de su maceración por toda la masa.

Dejamos reposar hasta que los tomates se vayan hundiendo en la masa y solamente tendremos que hornear la focaccia durante un mínimo de media hora a 200º. Al acabar, echaremos unas gotas de agua por encima y esperaremos diez minutos, hasta que acabe de reposar. ¡Ya está lista para comer!

Algunos trucos

Si quieres ganar tiempo, puedes preparar la masa de la focaccia 24  horas antes del momento en el que vayas a cocinarla. Procura mantenerla en la zona menos fría de la nevera y tapada y, al día siguiente, estará en perfectas condiciones.

De igual modo, puedes conseguir que te quede un pan mucho más crujiente si pones la bandeja del horno justo encima de la base.

¿Te apetece comerte una focaccia de tomates cherry? Sigue estos consejos y podrás saborear un delicioso plato de este pan genuinamente italiano, que es una de las tradiciones más sabrosas de este país.

Pin It on Pinterest