El control de la temperatura es muy importante para garantizar que conseguimos resultados deseados y óptimos. En función del ingrediente que usamos y el plato que queremos preparar, debemos aplicar un tipo de temperatura u otra. El control de la temperatura también es muy importante para asegurarnos que consumimos productos seguros para nuestra salud y que están cocinados correctamente.

Con los robots de cocina de Kenwood es muy fácil llevar un control de la temperatura que estamos usando. En su pantalla indican en todo momento la temperatura con la que estamos cocinando y podemos ajustarla según nuestras necesidades.

A continuación, vamos a ver para qué sirve cada tipo de temperatura y algunos ejemplos sobre qué podemos preparar en función de cada tipo de temperatura.

Templar chocolate: 50ºC

El primer paso para templar el chocolate es fundirlo. La temperatura que usamos es muy importante para garantizar buenos resultados. Cada tipo de chocolate requiere de una temperatura diferente, en un rango de 40ºC a 50ºC.

Si quieres saber más sobre este proceso, te invitamos a leer nuestro post sobre cómo templar chocolate.

Escalfar: 72ºC – 82ºC

El escalfado – también conocido como pochado – es una técnica en la que los alimentos se calientan en un líquido sin alcanzar el punto de ebullición. Se utiliza sobretodo con alimentos delicados, como pueden ser los huevos, las aves, el pescado y la fruta.

Para pochar alimentos, se recomienda utilizar una temperatura entre los 72ºC y 82ºC.

Cocer a fuego lento: 98ºC – 99ºC

Al cocer a fuego lento, estamos cocinando nuestros alimentos en líquidos calientes manteniéndonos justo por debajo del punto de ebullición del agua. Se trata de un tipo de cocción más suave que la ebullición.

Podemos utilizar esta técnica para cocinar ingredientes durante un largo periodo de tiempo, para obtener resultados suaves y melosos.

Hervir y cocer al vapor: 100ºC

Al hervir, sumergimos los alimentos en un líquido llevándolo hasta su punto de ebullición (100ºC). Es el método más utilizado, ya que podemos hervir verduras o preparar sopas, arroces o pastas.

La cocción al vapor es una variación de este método. Consiste en cocinar los alimentos con vapor de agua, sin sumergirlo en ningún líquido o aceite. Se trata de una opción saludable, ya que los ingredientes pierden menos nutrientes que los alimentos hervidos.

hervir

Saltear hortalizas: 130ºC – 140ºC

Para saltear alimentos se utiliza una pequeña cantidad de grasa – normalmente aceite – y se hace aplicando altas temperaturas durante un período de tiempo corto. Durante este proceso los alimentos se cocinan completamente, además de “broncearse” por fuera.

Es una gran técnica de cocina ya que los alimentos preservan su color y sabor.

Dorar carne: 180ºC

Cuando cocinamos carnes, podemos aplicar este tipo de técnica de cocina. Este tipo de cocción destaca por caramelizar o tostar la parte externa de la carne. Podemos conseguirlo aplicando una temperatura muy alta y utilizando algún tipo de grasa, ya sea aceite o mantequilla. Es un método que se utiliza sobretodo en carnes asadas.

 

Como hemos visto, la temperatura es muy importante en función del resultado que buscamos obtener. Normalmente no disponemos de un termómetro para control la temperatura a la cual estamos sometiendo nuestros alimentos. Sin embargo, gracias a los indicadores de temperatura de los robots de cocina Cooking Chef, no solo podemos saber la temperatura que usamos en todo momento, sino que además podemos controlarla y ajustarla.

 

¿Conocías los usos para cada tipo de temperatura?

Descubre más consejos sobre alimentación y salud.

¡Esperamos verte pronto de vuelta por el Blog!

Pin It on Pinterest