Incluir frutas y verduras en nuestra dieta diaria es sinónimo de salud y bienestar, esto no es algo nuevo. Las frutas y verduras contienen multitud de propiedades que aportan beneficios a nuestro organismo. Lo que quizá sí es nuevo, es que para gozar de ellas, es indispensable manipular y lavarlas de la manera correcta. Muchas personas las utilizan directamente, creyendo que son aptas para el consumo sin hacer ninguna acción. Estos alimentos pasan por diferentes manos y están expuestas directamente a agentes externos. Desde el momento de su cultivo, recolecta, durante el transporte o el almacenaje. Por la cantidad de pesticidas a las que son expuesta estamos obligados a aprender a lavarlas antes de su consumo. Eso con el objetivo de disminuir los contaminantes que afecten nuestra salud.

¿Quieres saber cómo limpiar correctamente frutas y verduras?

 

Lava la pieza entera. Es muy importante hacerlo de esta manera para evitar contaminaciones. Y a entera no nos referimos antes de cortar, sino, antes incluso de pelarlas. Pondremos nuestras frutas y verduras bajo el chorro de agua fría del grifo. Para después, manipularlas, cocinarlas o comerlas en crudo. Esto se debe hacer siempre, independientemente de que vayas a consumirla con piel o no.

Eliminar hojas externas. Si la fruta o verdura que vamos a manipular tiene hojas externas, es recomendable retirarlas antes de su limpieza con agua.

Limpieza de manos. Aunque parezca una recomendación obvia, quizá la manera de hacerlo no lo sea tanto. Lo ideal es lavar nuestras manos antes de limpiar la pieza de fruta o verdura y, a continuación, lavarlas de nuevo antes de pelarla o cortarla. Nuestra limpieza es fundamental para la no contaminación de los alimentos que vamos a procesar.

Usar un cepillo. Existen algunas frutas y verduras que, por su exceso de suciedad o piel gruesa, deben ser ayudadas, para eliminar por completo las impurezas, con cepillos aptos. Mientras las tengamos bajo el agua, les pasaremos este instrumento para eliminar los posibles contaminantes.

Limpiar los utensilios de cocina. La contaminación cruzada está a la orden del día. Es realmente fácil contaminar alimentos por este método. Para ello, es esencial limpiar siempre los utensilios de cocina que vayamos a utilizar para cortar o cocinar nuestras frutas o verduras.

Desinfección total. Puedes ponerlas en un bol con agua y un poco de vinagre durante unos 10 minutos. Tras este paso, deberás aclararlas con abundante agua fría.

A veces por pereza, desinformación o malas creencias, consideramos que este paso no es importante y no tenemos en cuenta que puede ser insalubre no realizar un proceso que nos lleva, tan solo, 5 minutos de nuestro tiempo. Limpia tus frutas y verduras y evita infecciones alimentarias.