El calor está a la vuelta de la esquina, y con su llegada, nos trae nuevos productos de temporada para el verano. Consumir productos de temporada según la época del año es bueno para nuestra salud y el medio ambiente, además de nuestro bolsillo. Se trata de alimentos que son recogidos en su punto óptimo, por lo que conservan todos sus nutrientes y su sabor es más intenso.

El aguacate, el mejor antioxidante del verano

El aguacate es un producto muy versátil. Es ideal para flatos fríos, así que puedes añadirlo en tu ensalada favorita o crema, preparar un delicioso guacamole para picar o esparcirlo en una tostada.

Este producto veraniego es rico en ácidos grasos omega 3, vitamina E y fibra. Si estamos siguiendo una dieta hipocalórica, debemos vigilar su consumo. El aguacate contiene más calorías que otras frutas y verduras, por lo que tampoco debemos consumirlo en exceso.

Las frutas más frescas del verano: sandía y melón

Las sandías son una refrescante fruta ideal para el verano. Podemos consumirla como postre o snack, o ponerlos el delantal y utilizarla como ingredientes en nuestros platos principales. Contienen un alto porcentaje de agua, por lo que es un alimento saciante con un aporte calórico muy bajo.

Otra fruta veraniega es el melón. Este alimento nos aporta fibra, antioxidantes y vitaminas A y C, por lo que no puede faltar en nuestras mesas. Como la sandía, podemos tomarlo como postre o incluirlo en nuestras comidas como plato principal, por ejemplo, en forma de crema fría.

Las sardinas, el pescado veraniego

El verano es la mejor época para consumir este pescado azul. Las sardinas son ricas en ácidos grasos insaturados omega 3, ayudándote a reducir los niveles de colesterol.

Existen muchas maneras de cocinarlas: al horno, en escabeche, ahumadas, etc. Son muy fáciles de encontrar si vamos a comer fuera, por lo que no tenemos excusa para aprovechar el verano para consumir este delicioso plato.

El ingrediente más refrescante: el tomate

El tomate no puede faltar en la dieta mediterránea – y aún menos en verano. Bien sea preparando un refrescante gazpacho o en una ensalada, este alimento no puede faltar en nuestras mesas.

El tomate nos aporta vitaminas, como la A, la K y la C además de hierro y potasio. Nos ayuda a combatir el envejecimiento ya que contiene antioxidantes. Además, su aporte calórico es muy bajo, por lo que es ideal para mantener la línea durante el verano.

Para una cena light: el pepino

Para cenar ligero, nuestra opción ideal es el pepino. Es una hortaliza perfecta para ensaladas. Gracias a su alto contenido en agua, ayuda a refrescarnos durante los meses más calurosos. Es un gran complemento para nuestras ensaladas o para preparar cremas frías.

 

Hemos repasado algunos de los mejores productos de temporada para el verano. Estos alimentos nos ayudarán a refrescarnos durante los meses más calurosos del año y a mantener una dieta sana y equilibrada, cuidando nuestra línea.

Descubre más consejos sobre alimentación y salud.

¡Ánimo, entre todos saldremos adelante!

Pin It on Pinterest