Los superalimentos son aquellos productos con un potencial nutritivo o valor nutricional altamente beneficioso para nuestra salud. Con alta concentración de antioxidantes, gran cantidad de vitaminas o ricos en grasas beneficiosas, debemos incluirlos en nuestra dieta diaria de forma habitual. Algunos son conocidos de siempre y otros apenas hace unos años, incluso meses, que hemos empezado a oír hablar de ellos, pero con un poco de entusiasmo aprenderemos a cocinarlos e incluirlos entre los ingredientes habituales en nuestros menús diarios, incluso en aquellos que se realizan en robot de cocina.

Estos son los 10 superalimentos, y sus beneficios más importantes, que nunca deberían faltar en una dieta sana y equilibrada

1. Aceite de oliva virgen extra. De sobra conocido en la dieta mediterránea, baja el colesterol malo disminuyendo así la probabilidad de infartos. Tiene propiedades antioxidantes y previene el cáncer de mama gracias a su alto contenido de ácido oleico.

2. Quinoa. Muy habitual en nuestros mercados en los últimos años, tiene proteínas de alto valor biológico y es rica en fibra. Mejora la salud intestinal y previene el cáncer de colon. Aporta hidratos de carbono complejos, y es rica en aminoácidos. También contiene Omega-3 y 6, minerales y vitaminas B y E.

3. Brócoli. Rico vitamina C y sustancias antioxidantes, aminoácidos, cinc y potasio que han demostrado prevenir enfermedades. Su contenido en cromo, regula la glucosa en la sangre y previene la hipertensión. Ayuda a eliminar toxinas, combate los radicales libres y purifica la sangre.

4. Tomate. Sus antioxidantes y vitaminas A, C y E ayudan al rejuvenecimiento celular. Su contenido en licopeno previene la aparición de cáncer de pulmón, mama, colon y próstata. La variedad morada, también tiene antocianina.

5. Aguacate. Posee ácido fólico que previene malformaciones del feto. Sus grasas buenas reducen el colesterol. Hay estudios que aseguran que tiene químicos que contra daño hepático. Además, absorbe la radiación solar protege contra la degeneración macular.

6. Ajo. Regula la presión arterial, ayuda a la digestión y es un protector natural del organismo. Fortalece el sistema inmunológico y tiene acción antibiótica que puede curar infecciones leves. Su versión fermentada, el ajo negro, multiplica sus propiedades y es más suave al paladar.

7. Salmón salvaje. Fuente de omega-3, un ácido graso esencial que desarrolla el cerebro así como el tejido muscular y previene problemas cardíacos. Rico en vitaminas A, B y D, calcio, hierro, fósforo y selenio, también baja el colesterol. Se recomienda tomar tres veces en semana.

8. Remolacha. Muy energética y rica en hierro, potasio y vitaminas B y C, se recomienda en períodos de convalecencia y en mujeres con reglas abundantes que tienen problemas de anemia. En zumos, cremas o ensaladas.

9. Arándanos. Gran cantidad de antioxidantes y flavonoides como antocianinas, ayudan a prevenir enfermedades urinarias, por su contenido en proantocianidinas. Mantienen a raya los cálculos de riñón.

10. Jengibre. Su raíz tiene propiedades antiinflamatorias que reduce el dolor de las articulaciones. Mejora la absorción de los nutrientes y disminuye las flatulencias. Se puede tomar en infusión, rallado en ensaladas, añadido a zumos o guisos.