Hace mucho tiempo que empezó el debate que enfrenta a la mantequilla con la margarina. ¿Cuál es mejor para la salud? ¿Tienen razón aquellos que dicen que la margarina es una versión saludable de la mantequilla? A continuación te contamos algunas de sus características.

¿Qué son exactamente?

La mantequilla es un producto lácteo que se obtiene batiendo la parte más grasa de la leche, principalmente de vaca, aunque también puede hacerse con leche de otros animales. La cantidad de grasa que contiene varía entre un 80 y un 85%. En el mercado existen muchos tipos, como la salada o la baja en grasa, siendo esta última elaborada con gelificantes, colorantes y aromas que logran una textura casi idéntica a la de la mantequilla tradicional.  Aporta vitaminas A, D, colesterol y lípidos.

Por otra parte, la margarina se produce a partir de grasas vegetales que pasan por una serie de procedimientos que logran conseguir una grasa sólida. Estos procesos hacen que los efectos en nuestro cuerpo cambien y no sean los de la grasa inicial. Aporta vitamina E y A y otros como la fibra, que se le añaden.

¿Cuál de las dos es mejor?

En cuanto a la guerra que existe entre ambas, podemos decir que el resultado no es tan claro, ya que ambas aportan cosas buenas y cosas malas. Sin embargo, lo que recomiendan muchos expertos es eliminar a ambas de nuestra dieta, ya que aportan muchas calorías. Es decir, ambas engordan lo mismo, por lo tanto, aquellos que dicen que la margarina es la versión saludable de la mantequilla no tienen razón. Eso sí, la margarina suele contener menos grasa, por lo que es una opción menos calórica, aunque también tiene sus desventajas.

Los efectos que tiene la mantequilla en el organismo varían en todos los países, ya que influye mucho qué tipo de alimentación llevan las vacas y demás animales en cada zona. Además, estudios han revelado que las grasas de los lácteos no están conectadas con las enfermedades del corazón ni con otras metabólicas. La mantequilla hecha con leche de vaca alimentadas con pasto aporta omega 3, hierro, potasio y vitamina K2, que previene enfermedades como el cáncer, entre otros.

También es verdad que muchos estudios han afirmado que la margarina ayuda a reducir el colesterol, aunque esto no significa que pueda reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas. No obstante, la margarina puede elaborarse con aceite de palma, cuya extracción es muy perjudicial para el medioambiente y nuestro organismo.

En conclusión, podemos decir que aunque la margarina reduzca el colesterol, no ayuda a prevenir enfermedades del corazón, mientras que la mantequilla aporta muchos nutrientes beneficiosos para nuestra salud. Por lo tanto, la mejor opción sería la mantequilla, aunque lo más recomendable es eliminar a ambas de la dieta, ya que ambas aportan muchas calorías y en general no son buenas para la salud. La mejor opción sería consumir otras alternativas más saludables, como el aceite de oliva virgen extra, o en su defecto, realizar un consumo moderado de esta.

 

Pin It on Pinterest