La receta de albóndigas a la cerveza es una receta que puede elaborarse manera rápida y sin problemas. Este plato es una opción muy deliciosa y, además, gustará a cualquier comensal. Antes de saber qué necesitamos, un buen lugar para cocinar estas albóndigas a la cerveza es una cocina equipada con todos los utensilios necesarios y tener a mano los robots de cocina que dispongas y tengas en tu hogar.

¿Qué necesitamos para hacer las albóndigas a la cerveza?

Para las albóndigas:

  • 500 gr de carne picada.
  • 2 dientes de ajo.
  • Medio vaso de leche.
  • 1 huevo.
  • Pan de molde (1 o 2).
  • Perejil.
  • Harina.
  • Sal.
  • Pimienta.

Para la salsa de cerveza: 

  • Medio pimiento.
  • 1 cebolla.
  • Medio puerro.
  • Media berenjena.
  • 2 zanahorias.
  • 1 patata.
  • Champiñones (depende del tamaño: 2 si son grandes; 3 o 4 si son de tamaño mediano).
  • Setas.
  • Cerveza (una lata o botellín).
  • Harina.
  • Aceite.
  • Sal.
  • Pimienta.

¡Manos a la obra! Elaboración de las albóndigas a la cerveza

Comenzamos poniendo en un bol la carne y los ajos. En este momento, la carne la debes sazonar a tu gusto con la sal y pimienta y, mezclarlo todo con los ajos ya cortados o picados muy finos. Añadimos el pan de molde cortado en trozos, un primer huevo, el perejil, lo movemos todo y le añadimos el segundo huevo. Tendrás que ser contante moviendo esta mezcla hasta que quede una masa homogénea. Es hora de añadir la harina para que nuestras albóndigas a la cerveza tengan consistencia. El resultado final de esta primera mezcla es a tu gusto, deberás moverlo todo hasta que encuentres la textura que desees. Cuando ya has conseguido tu mezcla, es hora de hacer las bolas de carne y demás alimentos y freírlas en la sartén. Una vez hayas acabado este paso, es hora de ponerse con la salsa.

Preparamos una cazuela donde sofreiremos el puerro, la berenjena, la cebolla y la zanahoria. Cuando nuestro sofrito esté listo añadimos una cuchara de harina. Este paso es muy importante que sea rápido ya que no queremos que se nos queme. Añadimos una pizca de pimienta, ya sea en grano o popurrí, pero este paso ya es al gusto. Es hora de añadir la protagonista de la salsa, la cerveza y lo cocinamos todo, unos 20 minutos a fuego lento. Cuando nuestras verduras han absorbido la cerveza, es hora de ponerse en marcha con los robots de cocina. Cogemos nuestra batidora y empezamos la elaboración de la salsa hasta que esta quede homogénea con todo el sofrito.

En la cazuela donde hemos hecho del sofrito echamos un aceite y sofreímos la patata cortada. Una vez sofrita añadimos los champiñones y las setas, y repetimos el proceso. Unimos la salsa y añadimos las albóndigas y dejamos que se cocine todo a fuego lento unos 10 minutos.

Pin It on Pinterest