Si eres un amante del pan, traemos para ti una receta que te va a encantar. El pan gallego es una de las delicias de la región. Lo puedes comer solo, hacerte un bocadillo de sardinas, de jamón ibérico, etc. Puedes hacerte tostadas e, incluso, te sirve para la preparación de pinchos.

¿Qué ingredientes necesitas?

Para realizar un bollo de este delicioso pan de la gastronomía de Galicia, necesitas los siguientes ingredientes:

– 200 gramos de masa madre de centeno.

– 600 gramos de harina de trigo.

– De 460 a 550 mililitros de agua.

– 12 gramos de sal.

Ahora pongámonos manos a la masa

El pan que vamos a realizar tiene como peculiaridad su miga esponjada. Para que consigas este punto necesitas fermentar la mezcla que te indicamos a continuación.

1. Antes que nada, debes mezclar muy bien la harina y la sal. El siguiente paso es conseguir un líquido que quede espumoso, al batir la masa madre con un poco de agua. Una vez conseguido este líquido, lo mezclas con la harina que has salado antes y añades agua, alrededor de 400 ml.

2. A continuación comienzas a amasar, hasta que veas que puedes manipularla perfectamente. Para ello, le irás añadiendo agua lentamente, la que consideres oportuna para poder manejar la masa.

3. El siguiente paso es conseguir la fermentación. Para ello necesitas un recipiente bastante grande, asegurándote de que la masa va a ocupar un tercio del mismo.

4. Para que el proceso de fermentación se logre, habrá que esperar a que pasen las horas suficientes hasta que la masa triplique su volumen. Mientras que esto sucede, cada hora vas a realizar pliegues hasta que la veas conseguir este aumento.

No tienes por qué estar sufriendo creando estas mezclas manualmente. Para esto se han creado electrodomésticos inteligentes que te ayudan en la realización de tus platos más elaborados. La noción del pequeño electrodoméstico de Kenwood surge para facilitarte las cosas y hacer que ames cada vez más la cocina.

El último paso antes de degustar este delicioso pan

En una encimera con bastante harina, colocarás la masa, a la que le darás forma. Puedes optar por hacer un pan redondeado o alargado, según tu gusto.

Tras precalentar el horno al máximo, introducirás el pan en el mismo durante 15 minutos, a la máxima potencia. Transcurrido ese tiempo, bajarás a 220º C la temperatura. Estará listo para comer cuando alcance el tostado que más se adecúe a tu preferencia.

Debes tener en cuenta que los tiempos de horneado varían en función del tamaño del horno.

Como has podido ver, no necesitas mucho para disfrutar de esta delicia de origen gallego. Un pan con el que puedes sorprender a tus invitados o con el que conseguirás premiarte tras su logro.

 

Descubre más recetas sobre pan aquí

 

Pin It on Pinterest